Archive for the ‘abdominales’ Category


 

El vendaje neuromuscular o más conocido como kinesiotape es una técnica novedosa devendaje que en los últimos tiempos se ha extendido rápidamente en el área de la fisioterapia y el deporte, pero…es realmente una técnica efectiva?….es sólo una moda más?…tiene un efecto placebo?…influye el color de las tiras?…

Jorge Buffet, Responsable de la Unidad de Fisioterapia del Centro Médico del Deporte OHP en Reebok Sports Club y Profesor de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, es experto en la aplicación de kinesiotape, y nos resuelve dudas en esta cuestión.

A finales de los años setenta, en Corea y Japón, el Dr. Kenzo Kase desarrolla un método de tratamiento con tape (vendaje) basado en la quiropraxia y la kinesiología donde el movimiento y la actividad muscular son imprescindibles para mantener o recuperar la lesión. Con este objetivo se desarrolla un esparadrapo elástico que mejora la función de la musculatura sin limitar los movimientos. Es decir, se cambia el concepto clásico de inmovilizar la estructura para que esta cure.

Desde entonces se están descubriendo múltiples aplicaciones nuevas a “estas tiras de colores” y está siendo un método en constante evolución. Se han esgrimido diferentes beneficios de esta técnica:

–          Regulación del tono muscular: según coloquemos el vendaje, éste puede ocasionar un estímulo para aumentar o disminuir el tono muscular.

–          Reduce el dolor de manera rápida y eficaz. Este material NO está impregnado con medicación, es sólo una venda con un adhesivo; su eficacia radica en cómo lo coloquemos. Con estas vendas podemos ser capaces de “aumentar el espacio” que hay en la zona de la inflamación (despega la piel y los planos subyacentes) con lo que el dolor será menor al reducir la presión de la zona y también se obtendrá una mayor rapidez a la hora de resolver la inflamación del área afectada

–          Mejora la circulación sanguínea y linfática

–          Aumento de la propiocepción. También nos puede ayudar para aumentar la propiocepción de nuestras articulaciones; ideal después de lesiones del tipo de los esguinces, luxaciones, etc.

La colocación de la venda requiere un conocimiento de la patología que afecta al deportista y también de unos conocimiento de la anatomía de la zona objeto del vendaje, razones por la que este vendaje debe ser realizado por fisioterapeutas con experiencia en esta técnica.

Respecto a los colores, ..¿sirven para algo o es sólo un tema estético? Pues bien, esta técnica, como hemos dicho antes, nace en oriente, allí se confía mucho en la cromoterapia(terapia con colores, cada color puede tener unos efectos sobre el organismo) como vía de curación de patologías y es por ello que crearon vendas distintas, en principio existen dos tipos de efectos principalmente:

–          Colores cálidos: rojo, naranja. Efecto “calor” aumenta el metabolismo de la zona y la actividad de las células, se utiliza para contracturas, lesiones musculares, etc.

–          Colores fríos: azúl, verde. Efecto “frío”, reduce la actividad, se utiliza para procesos inflamatorias, edemas, etc.

La cromoterapia no es una técnica que esté no demostrada científicamente, por lo que no podemos basar la efectividad del vendaje en ese aspecto.

En resumen, la técnica de kinesiotape es un método muy útil para el deportista que le ayuda a recuperar sus molestias y le permite seguir realizando su actividad a la vez que se recupera de la lesión.  Bien aplicado y por profesionales adecuados y formados en el manejo de esta técnica, puede ser una herramienta muy eficaz para el tratamiento de las lesiones deportivas complementando otras técnicas aplicadas por los fisioterapeutas.

Visto en: Blog Actividad fisica y salud

Visitanos: Nosolofitness (Entrenador Personal Madrid)

Read Full Post »


Hace no mucho hablando con un amigo que esta preparando una maratón como corredor popular, le preguntaba sobre su preparación, y me comentaba que aunque variaba los entrenamientos de carrera con otros deportes, en la carrera solo rodaba, y le propuse el realizar series para obtener mayores progresos para la carrera. Y es que llega un punto para el corredor popular en que salir a hacer unos cuantos kilómetros se le queda corto para seguir avanzando y mejorando marcas. Llegado este punto no queda otra que hacer entrenamiento con series para mejorar la carrera. Meter uno o dos días a la semana de series nos va a dar mucha chispa a la hora de correr, mejorando la velocidad de crucero y manteniendo a raya la fatiga.

Como veis en la siguiente imagen, hacemos un resumen “aproximado” de lo que podemos considerar entrenamiento de series. La elección del tipo de serie depende de la distancia en la que queramos competir o mejorar, aunque yo siempre aconsejos ir intercalando series cortas con medias y largas, ya que cada una mejora en un plano.

Entrenamiento con series cortas

Son las grandes olvidades de los corredores, y es un entrenamiento muy agradecido. Estas series son muy útiles para mejorar la potencia de nuestra musculatura y despertar esas fibras que están dormidas a causa de tanto rodaje.

Como la distancia a recorrer es muy pequeña, el objetivo de estas series es hacerlas a un ritmo máximo. Para ello, asegúrate de calentar bien para evitar lesiones y haz algún que otro ejercicios de técnica de carrera. Cuando corres al máximo notarás qué falla en tu técnica y qué músculos hay que entrenar más, por eso es imprescindible complementar con trabajo específico en el gimnasio.

Hay que procurar que los descansos sean completos. Normalmente con 2 minutos será suficiente porque la distancia es muy pequeña como para fatigarnos en exceso. El número de series no suele superar las 8, ya que es un entreno máximo y más que cantidad se busca calidad. Otra opción es hacer 3-4 series, descansar 5-10 minutos y repetir la tanda de 3-4 series.

Entrenamiento con series medias

El entrenamiento con series de distancia media mejora mucho el sistema anaeróbico por el que utilizamos la glucosa como combustible prioritario. Es un entrenamiento que despierta la chispa para correr con más alegría y se nota después al ir más sueltos en rodajes largos o cuando hacemos cambios de ritmo.

Las distancias van de 200 a 500 metros, aunque se puede alargar algo esta distancia. Yo personalmente suelo elegir los 400 metros, que es la distancia de una vuelta a la pista de atletismo. Aquí es crucial saber llevar un ritmo alto pero que no sea máximo, para que nos permita acabar todas las series y la fatiga no acabe con nosotros antes de tiempo.

El tiempo de descanso lo ponemos de forma amplia, de modo que al empezar la siguiente serie estemos muy descansados, apenas notando fatiga. Si tu forma física es buena apenas tardarás 2 minutos en recuperar, en cambio si nuestra forma física es peor, podemos alargar la recuperación hasta los 3-4 minutos. El número de series irá a acorde a la forma física y a la distancia que escojamos para hacer las series.

Entrenamiento con series largas

Son series más sufridas pero que nos aportan muchos beneficios al estar trabajando a una intensidad de umbral anaeróbico. También se trabaja el plano aeróbico en el sentido de que vamos a hacer algunos kilómetros a ritmo menor, pero no tanto como en un rodaje más tranquilo. Aquí se persigue trabajar en velocidad de crucero alta con descansos muy cortos, lo que nos permite hacer buenos tiempos evitando la fatiga prematura.

Mucho cuidado con cebarse al hacer series largas. Si escoges hacer series de 2000-3000 metros, no hagas muchas repeticiones porque acabarás desinflado. Se trata más de hacer trabajo de calidad. Si acabas una series y tardas más de 2 minutos en bajar pulsaciones, quizá haya llegado el momento de decir “hasta aquí hemos llegado”.

Son series en las que puedes ir a un ritmo de competición o algo superior, ya que al haber descansos tu cuerpo fuerza a recuperar antes y esto es de mucha ayuda para el día real de competición. Yo suelo elegir series de 1000 metros cuando no estoy a tope de ritmo y ya paso a los 2000 cuando estoy en mi pico de forma, ya que las series no se me harán tan pesadas.

Consejos antes de hacer series

Lo de hacer series es muy apetitoso porque se ven resultados a corto plazo, pero ten en cuenta que hay que estar medianamente en forma para entrenar con series, ya que se pide trabajar a alta intensidad. Lo primero es tener una buena base aeróbica con rodajes medios-largos y después ya buscaremos mejorar tiempos.

El calentamiento y el trabajo de técnica es fundamental. Correr a tope no es lo mismo que rodar, los músculos van más forzados y podemos originar una rotura fibrilar. Haz movilidad articular, trota 10-15 minutos a ritmo lento, y estira de forma ligera. Importante mejorar la técnica de carrera, si yendo despacio falla la técnica, imagínate cuando vas a tope.

Ánimo Termi!

Visitanos: Nosolofitness (Entrenador Personal Madrid)

Read Full Post »


Esta es una  de las preguntas más frecuentes entre quienes, a pesar de correr y correr, no han logrado bajar de peso. Quisiera utilizar este artículo para mencionarles varias de las respuestas que pudieran ajustarse a su situación particular. Si logras encontrar la tuya, será más fácil hacer lo necesario para no tener que hacerte la antipática preguntica nunca más.

Tienes mucho tiempo corriendo temprano en la mañana y en ayunas. Correr en ayunas hace que poco a poco pierdas masa muscular la cual,  junto con las vísceras de tu cuerpo, (corazón, pulmones, hígado, etc.) son los tejidos metabólicamente más activos y gastadores de energía. Por cada kilo de masa muscular que pierdas, tu cuerpo deja  de gastar 70 Kcal./d. Hay corredores que tienen hasta 8 kilos menos de músculo de lo que deberían tener, comparados con sujetos sedentarios. En  ese caso, sus cuerpos gastan hasta  560 Kcal menos.

Te volviste anoréxico y atleta del año al mismo tiempo. Si resulta que comenzaste a hacer muchísimo ejercicio y simultáneamente una dieta de atún y piña, lo más probable es que hayas activado en tu cuerpo un mecanismo permanente de reserva y ahorro energético y por lo tanto lo has hecho sumamente eficiente. El cuerpo en vez de pensar en gastar kilocalorías, lo que quiere es ahorrar energía como loco por la hambruna a la que lo tienes sometido. Nos interesa que el cuerpo sea ineficiente y derrochador de energía si queremos adelgazar.

Te compensas diariamente por el ejercicio realizado. “Hoy sí me como esa tortica porque corrí  una hora completica” si esta frase te suena probablemente estés pensando que correr una hora te permite comer lo que sea y créanme que lamentablemente no es así de fácil. Por lo general sobreestimamos la energía que gastamos y subestimamos la energía que comemos. Por poner un ejemplo, ustedes pueden estimar rápidamente las kilocalorías que gastan trotando en plano, si multiplican su peso por la distancia recorrida. Ej. 10 km x 60 Kg. = 600 Kcal.Estas 600 Kilocalorías te las puedes comer en menos de 5 minutos con estos alimentos:

Torta 150 g / 1 trozo mediano Pizza 200 gr (2 slices)
Chocolate 113 g Helado 240 g (1 taza)
Tequeños 5 tequeños pequeños Maní, pistacho, merey 100 g
Bebidas alcohólicas 200 CC (poco menos de 1 vaso) Galletas dulces o saladas 130-150 g

Pasas muchas horas sin comer. Cuando esto sucede comes con muchísima hambre y compulsivamente lo que deriva en comer de más y, cuando te das cuenta de que estás full, realmente ya estás que te revientas. Además, cuando le llega mucha comida al cuerpo de una sola vez, él utiliza lo que puede en el momento, pero debe almacenar el resto y en consecuencia vas acumulando grasa día a día.

Necesitamos un déficit de energía acumulado de 7000-7500 Kcal para perder 1 kilo de grasa corporal. Esto quiere decir que si nosotros necesitamos 2000 Kcal para mantenernos como estamos, debemos comer todos los días menos hasta lograr el déficit necesario para llegar a nuestra meta. Si tú necesitas 2000 Kcal y todos los días comes 1500 Kcal, cada mes perderás 2 kilos de grasa corporal. (500 Kcal/d x 30 días= 15.000Kcal de déficit / 7500Kcal/Kg. = 2Kg. de grasa)

Espero hayas encontrado tu respuesta y si es así, manos a la obra.

Visto en: Soymaratonista

Visitanos: Nosolofitness (Entrenador Personal Madrid)

Read Full Post »


Se suele usar el falso mito de que el flato son gases, pero intentemos averiguar cómo se produce y cómo solucionar este dolor que aparece de forma tan repentina.

El flato (‘side-ache’, ‘subcostal-pain’ o ‘stitch’, en inglés) es un dolor que tiende a situarse entre el pecho y el abdomen a la altura del músculo diafragma y, lo más curioso, suele aparecer en las actividades físicas que implican carrera. Por esta razón existen muchas teorías que explican el dolor por las oscilaciones de la carrera debido a la tensión de los ligamentos que unen el estómago con el diafragma. Además, también explicaría que al comer o beber más (estomago más pesado) aumentan las oscilaciones, y por lo tanto, el flato.

Otra teoría: una referente al flujo sanguíneo explica que cuando realizas actividad física, la sangre se dirige hacia los músculos implicados y se restringe al diafragma, provocando dolor y, además, al comer o beber, el diafragma no recibe sangre ni oxígeno suficiente. Esta teoría indica que el flato estaría asociado a problemas en la respiración por falta de oxígeno. Por otra parte, una tercera teoría explica que cuando se sobrecarga el estómago, se irrita el peritoneo provocando dolor.

El tema del flato tiene lagunas. Lo más acertado es pensar que se puede atribuir el flato a alguna de estas causas, y que por separado o en conjunto, hacen aparecer este molesto dolor. Lo que sí puedes hacer es seguir los siguientes consejos para poder prevenirlo.

¿QUÉ HACER PARA PREVENIRLO?

– Principalmente, para evitar el flato es conveniente tener una adecuada salud digestiva y evitar la acidez o la inflamación intestinal. Estos problemas gastrointestinales se pueden solventar teniendo una buena alimentación.

– Procura disminuir las oscilaciones. Evita las cuestas hacia abajo, vigila tu calzado y la técnica de carrera, sobre todo para cuidar la amortiguación.

– Evita quedarte sin oxígeno, respira de forma controlada retrasando la aparición de hipoxia.

– Mejora la técnica de carrera para evitar el rozamiento de las vísceras y la irritación del peritoneo.

– Para evitar que el estómago tenga mucho peso, procura hacer la digestión antes de ponerte a correr. Date tiempo (unas 2-3 horas) después de comer y evita comidas copiosas.

– Cuando tengas sed, mejor dar pequeños sorbos que grandes tragos de golpe.

– Disminuye el ritmo en carrera, haciéndola más suave.

– Realiza un entrenamiento de la musculatura respiratoria.

¿QUÉ HACER CUANDO APARECE?

– Sigue caminando y no te pares de golpe. Presiona la zona del dolor (generalmente debajo de las costillas, en los músculos intercostales) y flexiona el tronco poco a poco hasta que vaya desapareciendo el dolor. Acto seguido, realiza una extensión del tronco en la zona donde se tenga el dolor, llevando el brazo del lado donde se sitúa el dolor por arriba de la cabeza y hacia el lado contrario. A los pocos minutos, sigue caminando.

– Realiza unas cuantas espiraciones para vaciar el aire de los pulmones y favorecer la relajación del músculo diafragma.

– Siéntate y tómatelo con calma. Estira la musculatura abdominal para estabilizar las vísceras y evitar que las oscilaciones afecten en mayor grado.

– Si el dolor se hace insoportable, lo más aconsejable es parar la actividad para evitar que el problema se agrave. Es recomendable una visita al médico si los problemas persisten.

Visto en: Foroatletismo

Visitanos: Nosolofitness (Entrenador Personal Madrid)

Read Full Post »


En los últimos tiempos estamos bombardeados desde distintos frentes acerca de la necesidad de luchar contra el estrés oxidativo, minimizar los efectos de los radicales libres y la conveniencia de suplementarnos con antioxidantes. No cabe duda que la excesiva producción de radicales libres tiene implicaciones para la salud en general, y para el rendimiento físico en particular.

 

 

En relación al ejercicio, que es lo que nos ocupa a nosotros, la controversia está servida en relación a la necesidad o no de suplementación con antioxidantes, al menos de manera regular. Que el organismos produce más radicales libres durante el ejercicio es un hecho, que el organismo se adapta habitualmente a este “estrés oxidativo” es una realidad, que necesitemos suplementos antioxidantes de forma permanente no está claro, y que esa suplementación de antioxidantes pueda afectar al rendimiento negativamente al perturbar las adaptaciones fisiológicas es posible.

En este sentido, un grupo de investigadores griegos (Nikolaidis y col, 2012; Oxid Med Cell Longev -13 agosto) han publicado recientemente un artículo interesante sobre este tema, y en concreto sobre la suplementación exógena con vitaminas C y E. Recientes evidencias sugieren que la administración continuada de vitaminas C y E, pueden afectar negativamente al rendimiento al interferir en los procesos fisiológicos de adaptación al estrés oxidativo. Los estudios disponibles, tanto los realizados en humanos como en animales, ofrecen resultados conflictivos sobre sus efectos sobre el rendimiento.

Aunque con frecuencia consumimos todo aquello que desde análisis no muy rigurosos y con el apoyo mediático de diferente índole, se nos indica como excelente para la salud o el rendimiento, en el caso que nos ocupa y en vista de los resultados de las investigaciones, puede que no esté recomendado un consumo permanente de dosis no fisiológicas de vitaminas C y/o E en los deportistas.

Visto en: Actividad fisica y salud

Visitanos: Nosolofitness (Entrenador Personal Madrid)

Read Full Post »


Cuando uno va a un gimnasio tiene a su alcance varias máquinas de cardio. Algunas como las bicis estáticas o las cintas, pueden recrear exactamente lo mismo que haríamos al aire libre y otras, son algo diferentes y están más pensadas para hacer un trabajo estático. Una de estas máquinas es la elíptica.

Mucha gente no le ve excesiva utilidad a la elíptica, seguramente por no saber donde ubicarla en su entreno. Una cosa es correr,  otra es pedalear, otra es nadar, pero la elíptica nos queda como algo “extraño”. Lo cierto es que la elíptica es una máquina bastante completa y reúne algunas de las características de las otras máquinas:

  • Recrea movimientos de la carrera
  • Recrea movimientos de la bici
  • Recrea movimientos de una máquina escaladora

A nivel cardíaco dependerá de la intensidad que nosotros le queramos dar a la máquina. Si vamos rápidos el corazón trabajará más. No hay secreto en ello. Pero al poder utilizar los brazos hace que impliquemos más musculatura (no sólo las piernas como cuando corremos o vamos en bici), con lo cual la necesidad de oxígeno es mayor y por tanto trabajamos más.

La gran ventaja es que no hay impacto. El movimiento de piernas y cadera es circular con lo cual las articulaciones no sufren como si estuviéramos corriendo o saltando.

Hasta aquí todo normal. ¿Pero a nivel muscular es más recomendable la elíptica en comparación a otras máquinas?

Según Masiá y Chulvi-Medrano (2012), al comparar la actividad del glúteo mayor entre la elíptica y la cinta, vieron que dicho músculo trabajaba más con la elíptica que no corriendo en la cinta (un 40% frente a un 25%), no encontrando ninguna diferencia significativa en ningún otro músculo de la pierna.

Según los mismos autores, no existe ningún estudio que haga incidencia sobre el tronco superior. Pero, es fácil imaginar que con la elíptica implicaríamos más esta zona del cuerpo.

La elíptica nos permite trabajar con distintas variables:

  • Con o sin brazos
  • Variando la cadencia
  • Variando la resistencia
  • Variando el sentido de la marcha (la elíptica permite ir hacia atrás)
  • Variando la posición del cuerpo

Siguiendo el mismo estudio de Masiá y Chulvi-Medrano, apoyándose en trabajos de Kravitz et Al. (1998) y Kim et Al. (2008), entre otros, afirman que el trabajo en la elíptica, es “un modo efectivo para el desarrollo de la aptitud cardiovascular”. Incluso los resultados obtenidos son similares o algo superiores a los obtenidos en la bici estática y en la cinta. Recogiendo datos como la frecuencia cardíaca, volumen ventilatorio, tensión arterial, percepción de esfuerzo entre otros, con sujetos de todo tipo (hombres, mujeres, deportistas, sedentarios, obesos…), llegaron a la conclusión, tal como decimos, que la elíptica nos puede dar un plus más que la bici estática y la cinta, pero además se observó que si se practicaba la elíptica en el sentido inverso, el cuerpo tenía aún mayor demanda de oxígeno.

 

Muchos corredores seguramente no la utilicen nunca puesto que no recrean al 100% el movimiento de correr y un abuso de esta máquina elíptica les podría ir en contra. Aún así, en períodos de “vacaciones”, o de sobrecarga, o en semanas de regeneración, sería una buena opción, incluso más que ir en bici estática. Incluso para los que estáis saliendo de una lesión, y con el objetivo de volver progresivamente a correr, la elíptica os irá mejor que no la natación, por ejemplo.

Para los que no os dedicáis a correr, la elíptica será un recurso más para no aburriros haciendo deporte indoor y si además sufrís de las rodillas, será vuestra aliada perfecta.

Visto en: Estarenforma.net

Visitanos: Nosolofitness (Entrenamiento Personal Madrid)

Read Full Post »


La idea de que la ingesta calórica determina, ella solita,  la cantidad de grasa que perdemos, es una falacia.

¿Qué me diríais si os dijera que podría darle a dos hermanos gemelos la misma ingesta calórica, pero con dietas diferentes, y conseguir que uno gane peso y otro lo pierda? Y no me estoy refiriendo a llevar planes de entrenamiento diferentes.

La teoría de la ingesta calórica no se sostiene. Veamos por qué:

1.- La fuente importa. ¿Realmente hay alguien que piense que se va a perder la misma grasa ingiriendo 1.500 calorías gracias a la ingesta equilibrada de fruta, verduras, y carne y/o pescado que con siete Donuts al día? Si aportan la misma cantidad de calorías, ¿no se debería perder el mismo peso o grasa? Esto es lo primero que tendrían que plantearse los fanáticos de las calorías. Y no suelen hacerlo.

2.- El gasto importa. Existe una tendencia a tener en cuenta el consumo calórico y pasar por alto el gasto. Lo que está claro es que si una persona realiza una ingesta que supera el gasto calórico, ganará peso. Mientras que aquellos que gasten más que ingieran, lo perderán. Pero, ¿sabías que el tipo de alimentación condiciona el gasto? Una dieta equilibrada puede aumentar sustancialmente el consumo calórico del organismo al incrementar su rendimiento, lo que ayuda a perder grasa. En cambio, una dieta mal equilibrada y que no aporta los nutrientes esenciales, puede provocar el efecto contrario: disminuye el gasto y dificulta la pérdida de peso.

3.- El sinsentido de las fórmulas. Hilarante, digno de un monólogo de Buenafuente. ¿Cuántos de vosotros habéis ido a un especialista donde os pasan un cuestionario en el que preguntan cuántas horas de ejercicio hacéis a la semana? En algunos casos incluso dan a elegir entre menos de dos, entre dos y cuatro, cuatro y seis, o más de seis. ¿En serio? ¿No os parece un poco de risa? ¿Da igual, entonces, la naturaleza del propio ejercicio o la intensidad a la que se desarrolla? ¿Será lo mismo andar en la cinta 3 horas a la semana que invertir este mismo tiempo en un entrenamiento serio de fuerza? Lo más ridículo es, según este sistema, una persona que realiza HIIT tres días a la semana (el sistema de entrenamiento cardiovascular de altaintensidad que llevamos a cabo en el Reto y nos permitió perder 16Kg en 16 semanas) estaría realizando menos de una hora semanal de ejercicio. Resultado: se le considera sedentario, sin gasto calórico extra derivado de la práctica deportiva. Lo dicho, de risa.

4.- La pérdida de peso puede derivarse de la pérdida de grasa, músculo, o agua. No obstante, parece que la báscula sea infalible. Me gustaría hablar de algo que se está convirtiendo en habitual: la falsa delgadez. Un fenómeno más habitual en mujeres que en hombres… hasta ahora. Todo empieza por la necesidad imperiosa de perder peso. Esto provoca que la gente se someta a ayunos y demás animaladas. Vale, pierdes algo de grasa, pero resulta que una gran parte es masa muscular. El problema es que, con el tiempo, uno vuelve a ganar esa grasa pero la masa muscular perdida no se recupera. Esto te obliga a regresar al plan que tan buenos resultados te aportó en un primer momento. Este proceso se repite una y otra vez, perdiendo una gran cantidad de masa muscular por el camino. Al final, nos encontramos con un tipo que se podría considerar delgado en términos de Índice de Masa Corporal (IMC), pero con un porcentaje de grasa que supera el 30%.

5.- Metabolismo de emergencia. El organismo se las sabe todas. No podemos engañarle. No paro de repetir que el médico más sabio de este mundo tiene menos de 100 años de experiencia, mientras que nuestra especie lleva superando todo tipo de obstáculos y aprendiendo y adaptándose en el proceso desde hace millones de años. ¿Realmente crees que vas a poder engañarle con dietas trampa? Hazlo y te acabará pillando y te costará una barbaridad volver a ganarte su confianza. El organismo tiene una capacidad asombrosa para mantener la vida. En este sentido, es capaz de adaptar el gasto calórico tanto como considere oportuno en caso de que vea amenazada su supervivencia. Es por ello que, en caso de restringir demasiado la ingesta calórica, sobre todo en el aporte de ciertos nutrientes esenciales para la vida, muchos de ellos presentes en las grasas, nuestro sistema podría llegar a activar un proceso metabólico denominadoMetabolismo de emergencia. Este proceso consiste básicamente en gastar menos todavía. Sin importar las calorías que ingieras.

Visto en: Menshealth.es

Visitanos: Nosolofitness (Entrenador Personal Madrid)

Read Full Post »

Older Posts »